Blogia
Cecilia Podestá / El Rincón del Diablo - poesía

 

De "La Primera Anunciación"

 

 

Déjame cambiar tu destino virgen,

Niña esclava de José,

Déjame matarte esta noche entre tanta desgracia,

Aquí conmigo,

Dentro de Ti

E iniciando una plegaria

Por tu hijo muerto.

 

No bajes la vista.

No llores, María.

Mírame.

Te haré morir para cambiarlo todo.

Déjame mostrarte un reino distinto

En el que seas Tú, María la madre de mis hijos

Y le digan todos:

Esposa de José el carpintero.

Déjame,

Déjame arrebatar tu vida a ese extraño Señor.

 

 

 

Siente, María, niña esclava de Nazareth,

Cómo el amor de este hombre viejo toca tu cuerpo.

No temas a los latidos entre tus piernas,

O a tus pezones como piedra.

Tampoco a tu desordenada respiración

O a la humedad de tu sexo

Que recibe tembloroso

Mi mano izquierda

Mientras con la otra te toco y acaricio la cara

Despidiendo hasta la última facción de niña.

 

 

 

Tu boca que no sabe besar ha probado ya de la mía

Y te has recostado para recibirme

A mí, a tu marido: José.

Siente ahora entre tus piernas el abismo

Que no cae sino en tu boca,

Que no cae sino en el mismo vientre en el que llevas

Al hijo del señor

Agonizando ahora

Por la fuerza de mi amor

Que te hace mortal entre las mujeres.

Siente el amor de este anciano de noventa y ocho años

Que ahora se aferra a un hato de tus cabellos negros

Con la fuerza y la salud

Que le dio el señor

Para ser el padre de su hijo.

 

 

 

Recíbeme en la muerte de tu destino virgen

En este, tu nuevo bautismo

En el que recibes la vida,

El placer

Y matamos juntos al hijo,

Al Salvador.

 

 

Fragmentos de "La primera anunciación" (Ajos y Zafiros, 2006)

 

© Cecilia Podestá

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres